septiembre 12, 2013

Al tacto de la Lluvia

Antes de este instante, había un delicado silencio que danzaba cerca a mis oídos, susurrándome lo que había sido del tiempo, recordándome las huellas que habían quedado atrás. No obstante, al alzar mis ojos hacia el firmamento, pude contemplar la arrogancia de las nubes, detallando el espeso negro que extrañamente les embargaba. Una brisa escalofriante arremetió contra mi cuerpo, alejando con ira la tranquilidad de aquel momento, dejándome indefenso frente a la total oscuridad. La lluvia fue liberada y descendió con vehemencia, bañando todo a su paso, estremeciendo mi realidad, llegando hasta donde yo estaba, rasgando con sus gotas mi piel, fusionándose al final con mi alma, ahogando de frío mi corazón, dejando atrás la muerte, llevándome a la verdadera vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario